Duarte, insigne patriota inmortal | Diariode3

Social Media

FacebookTwitterRSSYoutube

Duarte, insigne patriota inmortal

Por Ing. Conrado Asencio

Los enemigos de la patria, por consiguiente, nuestros,
están todos de acordes en estas ideas; destruir la  nacionalidad, aunque para ello sea preciso aniquilar  la nación entera.
Juan Pablo Duarte.

Como es sabido por todos, Juan Pablo Duarte nació bajo el gobierno provincial de los españoles, pero, desde los ocho años de edad se encontró que el territorio que ocupaban los españoles tan pronto se retiraron del país en el año de 1822, fue invadido por fuerzas militares, auspiciadas por Jean Pierre Boyer, presidente haitiano, constituyéndose un nuevo gobierno presidido por fuerzas extrañas, extranjeras con el dominio de los haitianos. Estos hechos, junto a otros acontecimientos, sin lugar a dudas, a pesar de su corta edad de sus 9 años, tuvieron que   repercutir en su vida.

En el año de 1829, Duarte tenía unos 16 años de edad, cuando sus padres dispusieron que viajara al extranjero para prepararse más intelectualmente y ampliar sus conocimientos. Viajaría a los Estados Unidos, Francia, España etc., donde pudo integrar los conocimientos que le acompañaron en su vida.  Al tomar el barco para partir a esos países, el capitán del barco, quizás, al entregarle el documento haitiano que lo acreditaba para salir del territorio, a fin de mofarse del joven Duarte le dijo más o menos si no le molestaba ser haitiano, a lo cual le contesto Duarte, no soy haitiano, soy dominicano. Parece ser que el capitán desconocía por qué, le dijo Duarte que era dominicano.

Aunque lo hemos citado en intervenciones escritas anteriormente, los españoles habían decidido llamar dominicanos a todos los nacidos en el territorio de la Isla de Santo Domingo, acto amparado por la Cedula Real promulgada en el año de 1621, que nos asignó la Corona española. Tuvimos desde ese entonces, una identidad española. Solo con la separación de los haitianos, libertad, independencia y soberanía nacional, que se pudo concretizar, gracias a la iniciativa y propias actitudes de Duarte, al retorno de playas extranjeras, en unión a otros grandes patriotas, fruto del acto del 27 de febrero de 1844, donde se determinó la independencia nacional, hemos podido contar con identidad propia.

Según historiadores, la patria no nació el año de 1844, cuando se defino la independencia nacional sino cuando el joven Duarte, de apenas 16 años en el año de 1829, al sentirse humillado por el capitán del barco, ya recluido en el camarote asignado en el barco, no salió para cenar luego de haber sido llamado, dolido por lo acontecido, hincado, juro que se prepararía, ampliando sus conocimientos para liberar e independizar a su país de las fuerzas invasoras haitianas. Es en ese camarote, en ese día que NACE LA PATRIA.

Al retorno de los países extranjeros, Duarte contaba con unos 29 años de edad y a los 31 años, en el 1834 tuvo que ingresar con conscripto en el servicio militar obligatorio que había instituido el gobierno haitiano.

Allí se forjo Como militar alcanzando el grado de coronel. Ayudo a los haitianos a desterrar del poder a Jean Pierre Boyer. Las nuevas autoridades reconociendo el espíritu revolucionario de Duarte lo expulsaron del país por lo que el día 27 de febrero DEL 1844, fecha en que se proclamó la independencia nacional, no se encontraba en territorio dominicano. Regreso a los pocos días en el mes de marzo y fue recibido como PADRE DE LA PATRIA por lo que verdaderamente lo reconocían, pero pasaron más de cuatro décadas para que el Estado Dominicano lo clocara en el sitial que le corresponde, como PADRE DE LA PATRIA con otros patriotas.

Numerosos acontecimientos sucedieron a partir de ese entonces, pero tenemos que reconocer que Juan Pablo Duarte fue un hombre de fe, valiente, iluminado, serio y desinteresado en todos los aspectos, incluyendo el económico, ya que dedico su fortuna y la de su familia en la independencia nacional.

Además, se tiene que reconocer a Juan Pablo Duarte como un verdadero e insigne patriota hombre de luces y criterios sostenidos y respetuoso de las leyes, pero sobre todo del derecho de los demás, demostrado en irrepetibles hechos que difundiremos en nuestras próximas intervenciones. Hoy fuerzas extrañas quieren fusionar la isla y miles de indocumentados, principalmente haitianos, con criterios de invasión pacifica, buscan propiciar el desasosiego a las familias dominicanas integrado dos países de culturas, tradiciones e idiomas diferentes.


Comentarios