Freddy Ginebra: de abogado a amo de casa | Diariode3

Social Media

FacebookTwitterRSSYoutube

Freddy Ginebra: de abogado a amo de casa

Casa de Teatro está de cumpleaños todo el mes de julio y un merecido aniversario celebra sus 44 años, a un espacio destinado a la creación. Al principio, se pensó que la Casa sería exclusivamente de teatro. Fue concebida como un centro cultural para aquellos que no encontraban un lugar donde crear.

Al hablar de Casa de Teatro, tenemos que hacer mención de Freddy Ginebra y de su legado, que en buena medida son un testimonio a veces increíble, muchas veces insólito y siempre apasionante de su tiempo, probablemente porque su creador ha sufrido o provocado las dichas del tiempo que le ha tocado vivir.

En 1964, con 19 años, Ginebra produjo el programa de televisión “Cita con la Juventud”. Él estudió derecho en la Universidad Autónoma de Santo Domingo y se tituló de abogado, porque eso era lo que su padre quería para él, pero aun así su progenitor, apocadamente, lo dejaba ir abriendo sus espacios culturales y caminando hacia ese mundo que hoy día, es su fuente de felicidad. Luego, en la Universidad de Nueva York, estudió filología inglesa.

En el año 1974, Ginebra fundó la Casa de Teatro, un centro cultural en la ciudad colonial de Santo Domingo, del que es director desde entonces hasta el día de hoy. Por aquella época, Casa de Teatro tuvo una participación destacada dentro del festival musical de Siete Días con el Pueblo y, en su espacio se presentaron artistas del calibre de Silvio Rodríguez, Mercedes Sosa, Ana Belén y Noel Nicola; entre otros tantos.

Casa de Teatro nace con el propósito de amparar a un movimiento artístico, que, se refugió allí para exponer su talento, llegando en un momento a convertirse en una especie de “resistencia” de quienes reclamaban reivindicaciones sociales a través de las diferentes expresiones culturales y políticas.
No es tarea fácil celebrar los 44 años, es un premio que se da a sí mismo, Ginebra, por haber sido un gestor perseverante y consecuente con las necesidades y realidades culturales de su país, recordemos que era una época terrible y desafiante, florecían los doce años, del segundo mandato presidencial de Balaguer.

Ya son 44 de la Casa de Teatro y en la historia de la cultura dominicana. Cada día en que se levanta, nuestro querido Ginebra: “piensa que ha podido mantener las puertas abiertas durante tanto tiempo de un proyecto cultural”, y eso, lo hace sentir muy satisfecho.

Entonces, Casa de Teatro de ser un en sueño, se convirtió en Casa de fotografía, de artes plásticas, de poetas, de titiriteros, de grupos folclóricos, de ballet clásico, de música experimental, de festivales de jazz, de concursos, Casa de talleres de todo tipo, de disidentes políticos, de escritores, de críticos, de amantes del cine y del teatro, Casa abierta a todo aquel que buscara un espacio para crear y soñar. Tal vez sea esta su principal virtud: Ginebra, es el duende bendito de la cultura dominicana.

Casa de Teatro se mantiene en pie, hoy por hoy, por el esfuerzo de mucha gente incondicional que cree en este proyecto. La Casa, es una familia y también, es cultura, y es de todos. Conversando con Freddy Ginebra me dice que él espera llegar a 100 años más, si Dios le permite más vida y, Casa de Teatro, también llegará a otros 44 años más, asegura. La Casa, ya lo dije, es una casa siempre con las puertas abiertas que nunca las cierra…

Como coda: recordé aquella frase, del poeta mexicano Amado Nervo, que decía: “Yo he vivido porque he soñado mucho”. Y, Freddy ha sabido vivir porque ha soñado mucho. Feliz cumpleaños, celebremos la vida.


Comentarios