Luchar a favor de la vida: Desde la Concepción hasta el final de la vida humana | Diariode3

Social Media

FacebookTwitterRSSYoutube

Luchar a favor de la vida: Desde la Concepción hasta el final de la vida humana

Rev. P. Jesús Castro Marte

En la República Dominicana el derecho a la vida desde la concepción ha sido un tema de mucha controversia y desigualdad en las opiniones de diferentes sectores de la ciudadanía y el Estado. Y es que no sólo en República Dominicana han surgido desacuerdos en cuanto al tema, sino también que a nivel mundial sigue siendo motivo de diferentes debates en los que se consagra defender, si la vida comienza a partir del momento de la concepción o desde el momento en que se nace vivo y viable, o si se debe legalizar el aborto por causas especiales.

El derecho a la vida, por su naturaleza fundamental tiene su consagración en  el artículo 37 de la Constitución de la República Dominicana, el cual establece el respeto a la vida desde la concepción. Es decir, que es un deber primordial del Estado  velar por la vida desde momento de la Concepción, y que el Estado no podrá velar por la vida si autoriza a toda mujer por sí misma o con la autorización de otros a destruir la vida del no Nacido.

Sin embargo, hay una creciente tendencia de conflictos de derechos  que surgen entre el derecho a la vida desde la concepción y el derecho que tiene la mujer a interrumpir un embarazo cuando este pone en riesgo su vida, que actualmente se encuentra presente en parte de las legislaciones de los países latinoamericanos. Sobre este punto existen dos vertientes: la primera protege el derecho a la vida desde la concepción de manera clara con una  gran  justificación Biológica y Genética, donde un servidor está totalmente de acuerdo sin ninguna de manipulación ideológica; mientras que la segunda sugiere que se protejan los derechos que tiene la mujer a interrumpir un embarazo cuando este pone en riesgo su vida, sin argumento de las ciencias genética y Biológica. 

Nuestra sociedad nunca puede olvidar la afirmación de  la ciencia sobre este tema, no estamos hablando de un asunto totalmente religioso, sino de  una realidad que esta centralizado en la ciencia. La biología y, de manera especial, la ciencia médica actual están seguras de que la vida humana empieza en la fecundación; se funden dan origen automáticamente a la “célula-huevo” o el cigoto dotado de 46 cromosomas (Cuadrado, 1990:14).   

La Genética afirma que el cigoto, resultante de la fusión del óvulo y el espermatozoide, constituye ya una realidad biológica humana, totalmente autónoma y diversa del organismo materno en que se desarrolla.

En caso de que se despenalizara el aborto en nuestro país, la República Dominicana estaría legitimando la muerte de una criatura concebida para su realización plena como ser humano, se favorecería el incremento de embarazos juveniles y por consiguiente aumentaría la falta de conciencia acerca del aborto como un atentado contra la vida humana. En muchos países que se han aprobado la despenalización del aborto se observa un incremento sustancial en los índices de aborto.

En el sentido biológico, el embrión humano,  se puede ubicar,  en una realidad totalmente biológica, y podemos decir con claridad, que aquí comienza la vida humana, con toda su complejidad genética, como muy bien afirma Mons. Elio Sgreccia para defender la vida humana desde la concepción: “Nos basaremos, para ello, en los resultados de la biología y de la genética para evaluarlos a la luz de la ética racional, por encima de la valoración –aunque importante- del Magisterio de la Iglesia y de la Teología Moral. Esta posición, la de la bioética, debería servir de punto de encuentro para los creyentes y para los que no lo son, y definir la línea de la ética profesional del médico” (2003: 336).

Tenemos que mencionar, cuando el Papa Francisco al finalizar su viaje apostólico a la Republica de México  dijo de forma clara, teniendo como justificación la exhortación, Amoris Laetitia,  que el aborto no sólo es un asunto de ciencia, sino un asunto humano:

“El aborto no es un problema teológico: es un problema humano, es un problema médico. Se asesina a una persona para salvar a otra (en el mejor de los casos) o para vivir cómodamente. Va contra el juramento hipocrático que los médicos deben hacer. Es un mal en sí mismo, pero no es un mal religioso al inicio: no, es un mal humano. Después, evidentemente, como es un mal humano, cada asesinato es condenado”.

La Conferencia Episcopal Dominicana en su Carta Pastoral del 21 de enero de 2017, afirma sobre el aborto que: “ningún católico le quepa la menor duda de que éste es uno de los peores crímenes de la humanidad”, como bien lo enfatiza el Papa Francisco: el aborto no es un mal menor: es un crimen. Es echar fuera a uno para salvar a otro. Es lo que hace la mafia. Es un crimen, es un mal absoluto” (n. 22). Y enfatiza sobre lo ya planteado en el Concilio Vaticano II que considera al aborto y al infanticidio como  crímenes abominables.


Comentarios