“Me desperté con hambre, empujé la tapa del ataúd y me fui a la cocina”, dijo la difunta | Diariode3

Social Media

FacebookTwitterRSSYoutube

“Me desperté con hambre, empujé la tapa del ataúd y me fui a la cocina”, dijo la difunta

A sus 95 años, una mujer de China reveló extrañamente que después de haber sido velada en su propia casa, despertó seis días después de su funeral.

Todo comenzó cuando un vecino de Li Xiufeng la encontró sin signos vitales en su hogar. La mujer se había golpeado la cabeza al resbalarse, según informó el sitio Daily Mail, y el hombre pensó lo peor.

“Cuando la encontré no se movía y no respiraba. Sabía que algo malo había pasado”, aseguró Chen Qingwang, de 60 años, el vecino de Li que la encontró “muerta”.

Ella fue colocada en un ataúd que se guardaba en su casa sin cerrar como lo marca la tradición china, y los amigos y familiares se acercaron para despedirse. Pero allí fue cuando para la sorpresa de varios, encontraron la caja vacía. ¿Y la mujer? ¡Estaba en la cocina!

“Dormí mucho y cuando me desperté tenía hambre. Levanté la tapa y salí del ataúd”, señaló la mujer de manera insólita.

Los médicos dijeron que la señora había sufrido Xiufeng, una “muerte artificial”. Se da cuando una persona no tiene aliento, pero su cuerpo se mantiene caliente.

Un médico en el hospital dijo: “Gracias a la tradición local de estacionar el ataúd en la casa durante varios días, pudo ser salvada”.

Ahora Li sigue su vida normalmente, pero sus posesiones fueron quemadas según dicta la tradición china, así que quedó despojada de sus ataduras terrenales.

Por Daly Mail/ Servicios de Prensa


Comentarios