¿Por qué se han perdido los valores? | Diariode3

Social Media

FacebookTwitterRSSYoutube

¿Por qué se han perdido los valores?

Por Dr. Frank Espino

“El vínculo más básico que tenemos en común es que todos vivimos en este pequeño planeta. Todos respiramos el mismo aire, todos valoramos el futuro de nuestros hijos y todos somos mortales. John Fitzgerald Kennedy (1917-1963) Político estadounidense.

Leyendo todos los días los diarios, escuchando las noticias, siguiendo las  redes sociales, nos podemos dar cuenta de la descomposición social, en lo que ha caído nuestro país.

No podemos afirmar a ciencia cierta, ya que es difícil  decir: “Ese señor es serio, responsable”… Esto es un mito en la sociedad, en estos momentos.

La gente ha perdido la confianza en los políticos. La fe esta siendo cuestionada por los que los grandes errores que se ven a diario por quienes la profesan.

No tenemos confianza en la justicia. A menudo  somos victimas de nuestros propias fuerzas que de deben velar la seguridad.

La población ha tomado un miedo colectivo. La inseguridad  toca a todas las clases sociales.

Si observamos, hay un desenfreno por querer a tener un estatus económico, cueste lo cueste. Ya no importa el que dirán. Eso quedo atrás. Se aplaude la corrupción. Aquellos que intentan salvar los preceptos más elementales del proceder correcto, les llaman entupidos, por no decir la palabra que realmente se dice.

Los dominicanos, nos hemos convertido en irrespetuosos de las leyes de transito. No obedecemos a dogmas. La familia se ha ido deteriorando cada día más y más.

Los jóvenes en nuestros barrios mas pobres, se convierten en “nini” ni estudian ni trabajan.

La falta de respeto de estudiantes hacia los profesores es frecuente en nuestras escuelas, llegando en ocasiones hasta la agresión física.

Me vivo preguntando que mal tan grande hemos hecho los dominicanos en sentido general, para merecer tantas problemáticas injustificadas.

Hay tanta desmotivación, que no sabemos para donde vamos, ni que camino recorrer.

No nos gusta hacer comparaciones, pero sin embargo, el tiempo ha pasado tan de prisa, que no hemos podido hacer correcciones con el anterior. Los amigos de nuestro tiempo, eran más solidarios, existiendo una correspondencia de afectos.

Estamos viviendo tiempos convulsos, pero debemos mantener la fe de ver un porvenir  halagüeño.

No debemos descansar los que podemos hacer cosas positivas a favor de la humanidad, de nosotros mismos y el país. Pero definitivamente, se han perdido los valores.

El autor es medico, escritor y profesor universitario


Comentarios