Se deterioran playas y pesca: Efectos directos del cambio climático y la acción irreflexiva humana I | Diariode3

Social Media

FacebookTwitterRSSYoutube

Se deterioran playas y pesca: Efectos directos del cambio climático y la acción irreflexiva humana I

Por José Ernesto Devárez
Miguel Martínez, pescador de Buen Hombre provincia Montecristi, ha escuchado hablar de cambio climático, mas no lo entiende ni es su prioridad entenderlo. El en cambio, si percibe que la pesca en estos litorales está mermando a pasos agigantados, su situación personal de pescador que abandono el oficio lo atestigua y prefiere hablar sin que su rostro se muestre, hay un complejo ancestral de lo que pudiera afectarle mostrarse públicamente.
En tanto que para quien ha vivido de la promoción turística en las costas de Samana, como lo es Florentina Pérez, es muy claro que la perdida de las arenas de las playas en su entorno, afecta directamente su modo de vida y el de toda su familia, así como también a todos los que por la zona viven del oficio.
En ambos casos pese a la distancia relativa entre estos personajes, ambos son afectados por fenómenos comunes, unos antropicos otros naturales.
La tala y quema de manglares para hacer carbón, la extracción de arena de las playas para construcciones, el “ensanchamiento de zonas de playas” dragando arrecifes de coral en prácticamente todo el litoral norte de la isla, son manifestaciones de los primeros y son atribuibles al ser humano.


Las tormentas, huracanes, olas y corrientes marinas son fenómenos naturales cuya ferocidad creciente con el tiempo están ligados al cambio climático prevaleciente en el mundo.
Es cada vez más claro que las playas de nuestras costas y más específicamente las del norte de la isla, están perdiendo sus arenas por causa de la erosión acelerada que las afecta.
Desde Samana con playa Rincón, Coson, Las Terrenas, junto a las de Cabrera, Nagua, Gaspar Hernández, Cabarete, Sosua, Maimón, Punta Rucia, Buen Hombre, Montecristi, Cabo haitiano y muchas otras más, acusan un proceso acelerado de deterioro con la erosión a que están sometidas.
Es que ese efecto del calentamiento global con aumento de los niveles de agua en nuestros mares, tal vez resulte para ellos un fenómeno del que solo escuchen hablar en las noticias y no lo perciban como causante de parte de los males que deterioran sus respectivos oficios.
En adición a las denuncias públicas los reclamos para que las autoridades actúen con más drasticidad son muy claros. Y es que como dice Miguel Martínez, “aquí en Buen Hombre, eso de veda en la pesca no existe, ellos vienen, comen y se van cargados, pero nada más”.


Comentarios