Serie: García y los Cardenales tratan de frenar a Texas | Diariode3

Social Media

FacebookTwitterRSSYoutube

Serie: García y los Cardenales tratan de frenar a Texas

SAN LUIS (AP) — Para seguir respirando en la Serie Mundial, los Cardenales de San Luis necesitarán que Jaime García repita su magnífica actuación de hace una semana. Para los Rangers de Texas, el peor enemigo puede ser la ansiedad al encontrarse a un paso de un inédito campeonato.

Al regresar el Clásico de Otoño a San Luis, el desempeño del zurdo mexicano de 24 años será esencial el miércoles para que los Cardenales puedan forzar un séptimo y último partido, algo que no se produce desde que los Angelinos de Anaheim derrotaron a los Gigantes de San Francisco en 2002.

“Uno se prepara para cuando le toque”, dijo García, cuya apertura en el segundo juego marcó apenas la primera de un lanzador mexicano desde que Fernando Valenzuela lo hiciera con los Dodgers de Los Angeles en 1981. “Estoy motivado totalmente, preparado para entregarlo todo”.

García se fue sin decisión tras lanzar brillantemente durante siete innings en los que nos permitió carreras y sólo le conectaron tres hits. La victoria se le negó cuando el bullpen de San Luis no supo preservar en el noveno una ventaja 1-0 y Texas acabó imponiéndose 2-1.

Los Cardenales deberán remontar un 3-2 en contra en la serie si es que quieren conquistar su décimo primer campeonato de las Grandes Ligas.

Es algo que han logrado varias veces en el pasado, en cuatro de cinco ocasiones. Pero también deben tomar en cuenta que los Rangers no han sufrido derrotas consecutivas desde el 23-25 de agosto contra Boston, cuando perdieron en casa los tres últimos partidos de una serie de cuatro.

“No te niego que es una situación incómoda, es muy dura”, comentó el primera base de los Cardenales Albert Pujols. “Pero tenemos un sexto juego y tenemos que ganarlo para poder tener un séptimo”.

La última vez que los Cardenales ganaron los dos juegos finales de una serie que se fue al máximo fue en 1982 contra Milwaukee. Para las otras instancias, hay que remontarse a la época de antaño: en 1946 ante Boston, en 1934 contra Detroit y en 1926 frente a los Yanquis de Nueva York. Sólo fallaron al caer en el sexto juego ante los Atléticos de Filadelfia en 1930.

Esta es apenas la segunda vez que los Rangers disputan una Serie Mundial. La anterior fue el año pasado, en la que cayeron en cinco juegos ante San Francisco. El 3-2 arriba implica la primera vez que gozan de una delantera en el clásico.

Las cuentas no favorecen a los equipos que han afrontado un sexto juego con ventaja 3-2. Sólo 24 de los 61 lograron sentenciar, o sea el 39%. Al final 41 de 61 lograron dar el golpe definitivo.

“Todavía no podemos cantar victoria”, dijo el tercera base de los Rangers Adrián Beltré.

El piloto Ron Washington también advirtió que no se pueden confiar con la idea que tienen el campeonato al alcance de la mano.

“No podemos salir creyéndonos que debemos sólo un juego. He pasado por esto en el pasado y eso no funciona así”, dijo Washington.

Tampoco se debe menospreciar la tenacidad de los Cardenales, que tras la derrota en el quinto juego recitaron de memoria las vicisitudes por las cuales debieron pasar para clasificarse a la postemporada.

San Luis había sido descartado incluso antes de iniciar la temporada regular cuando su as Adam Wainwright se tuvo que operar el codo y nadie apostaba un centésimo por ellos cuando, al 25 de agosto, se encontraban a 10 juegos y medio detrás de Atlanta en la puja por el wild card de la Liga Nacional. Los Cardenales pudieron darle alcance a los Bravos y atraparon el comodín en el último día de la campaña. Eliminaron luego a Filadelfia y Milwaukee, favoritos en las series previas de postemporada.

“¿Qué si tenemos presión? Así hemos jugados por dos meses, casi tres meses, y nos ha muy ido bien”, afirmó el receptor puertorriqueño Yadier Molina. “Esto no es nada diferente”.

“Hemos venido de momentos más díficiles”, afirmó el relevista dominicano Octavio Dotel. “Lo más difícil ya la pasamos. No lo veo tan difícil como los otros lo ven”.

Un factor que favorecen a los Cardenales es que regresan al Busch Stadium, donde García tiene establecida un clara tendencia de lanzar mejor ahí que como visitante. Su marca fue de 9-4 con 2.55 de efectividad en 15 aperturas en casa durante la temporada regular, mientras que apenas sacó foja de 4-3 con 4.61 de efectividad afuera.

García no ve nada diferente en cuanto al segundo juego y la misión siguiente.

“Todos los juegos son de presión, el segundo tuvo la misma y ya pasó. Lo importante es que seguimos con la oportunidad de ganar”, afirmó.

Lo que más intimida de los Rangers es la forma con la que remontaron para ganar el quinto juego, a puro poder. Beltré y Mitch Moreland dieron jonrones solitarios para remontar un 2-0 en contra ante el as de los Cardenales Chris Carpenter y luego Mike Napoli remolcó las carreras decisivas del triunfo 4-2 con un doble con las bases llenas en el octavo.

“Es un equipo que cuando te pones atrás en el conteo y dejas los lanzamientos altos, la mayor parte de las veces te pueden hacer mucho daño”, advirtió García.

Fuente: El Caribe


Comentarios