Sociólogo Castillo en artículo analiza “Fórmula de Unidad para el Cambio Político 2020” | Diariode3

Social Media

FacebookTwitterRSSYoutube

Sociólogo Castillo en artículo analiza “Fórmula de Unidad para el Cambio Político 2020”

El horizonte político nacional presenta dos escenarios alternativos y contrapuestos: El continuismo en el poder de las fuerzas actuales que controlan el Estado; o el cambio del actual orden de cosas sustentado por las fuerzas de oposición y de resistencia que aspiran a una democracia institucionalmente organizada, que fomente un gobierno racional y desarrollista.

Propiciar y factibilizar un cambio político en la nación, debe pasar por la creación de condiciones que hagan viable, al tiempo de que potencien el cambio político de cara a las elecciones que se habrán de celebrar en el 2020.

Deponer el individualismo oportunista: Tal eventualidad exige en primer orden que los actores que favorecen el cambio, depongan el individualismo egocéntrico y se despojen de la tentación del “oportunismo”, actitudes comunes en los actores políticos que dispersan y mantienen desunida a la oposición. Las fuerzas de la llamada oposición y de resistencia tienen que abrirse paso sin sectarismo social emotivo y en cambio deben hacerle espacio a la racionalidad constructiva que haga viable y factible una gran unidad nacional en torno a la lucha contra la corrupción y la impunidad.

Es poco probable que sin una gran unidad nacional encabezada por los movimientos y agrupaciones partidarias de resistencia y de oposición, se logre vencer a una maquinaria política de dominación que hoy día no solo controla todas las fuentes del poder del Estado, sino que además, y es lo más significativo, se ha convertido en la nueva clase gobernante y dominante, al monopolizar la apropiación de los recursos públicos y la función de su “repartición” según los intereses creados a su conveniencia particular.

Agenda mínima programática compartida: En segundo lugar, potencializar la oposición y la resistencia encierra la necesidad de que se defina una agenda mínima programática que se socialice ampliamente, de modo que todos los actores de la oposición coaligados, compartan un ideario político que alimente el espíritu y una mística colectiva por el cambio. Debe combatirse el estigma conservador de que un cambio es un “salto al vacío” que atenta contra la estabilidad y el crecimiento económico de la nación.

Un ideario político y la unidad de la mayoría en movimiento, junto a una plataforma programática también compartida y ampliamente socializada, son las condiciones que harán posibles la transición para el cambio democrático que requiere el porvenir dominicano, mediante la instalación de un gobierno racional guiado por gentes capaces y decentes que respeten la institucionalidad fundamentada en la Ley y la Constitución.

Fórmula de unidad de la oposición y la resistencia: En tercer lugar, para la magna misión de inducir el cambio, se hace imperativo que la mayoría de los grupos de oposición y de la resistencia, pasen a materializar una unidad mayoritaria y programática de cara a las próximas elecciones, mediante una fórmula táctica en la cual todos los grupos de la coalición opositora, por ejemplo, convengan que la boleta electoral de la oposición, a nivel presidencial, la encabece el partido de la oposición que alcance la mayor favorabilidad neta en la población y que ese partido elija los candidatos presidencial y vicepresidencial, para que encabecen la boleta de la coalición para el cambio. Para los demás niveles de elección, Congreso y Municipios, se acuerde postular y apoyar por toda la coalición a los mejores hombres y mujeres de todos los partidos de la coalición, según el criterio de la proporcionalidad y la calidad y competencia de los postulantes. Un gobierno racional por la democracia debe sustentarse en los más capaces y con mayor dominio en el manejo del Estado.

La unidad nacional por el cambio no puede permitir que el “oportunismo clientelar”, que está detrás de las aspiraciones individuales por los cargos públicos, se anteponga a la gran misión del cambio democrático que la gente quiere y reclama.

¡Unidad por un gobierno racional para una democracia con desarrollo compartido!


Comentarios